‘Las brujas’, magia en estado puro de la mano de Celso Castro

REDACCIÓN.

En Las Brujas, Celso Cara presenta a un joven que relata a modo de confesión la historia de su relación con Lorena, hija de una bruja y hermana de leche, ya que fue criado por una nodriza. Con una voz discursiva que sigue sus pensamientos más íntimos, asistimos también a la relación que mantiene con su familia, madre y hermano lo desprecian por su parecido físico con el padre que los abandonó. Hechizado por Lorena, se verá condenado tanto a amarla como a aborrecerla.

La historia, pese a su orden cronológico, está construida al revés: desde un desorden inicial en el que se nos muestra un chico agobiado, atrapado en una relación enigmáticamente embrujada, vamos desenredando un hilo que nos llevará a descubrir la historia de un chico maltratado por su familia, primero, y embarcado en una relación por pura supervivencia, después.
Los motores narrativos se suceden con acierto: primero, el carácter mágico de lorena y su madre; después, el descubrimiento que el protagonista se parece a su padre; más tarde, se descubre que el chico no consigue querer a lorena; finalmente, el accidente y la muerte de la madre de lorena, y el desenlace en forma de oportunidad que se dan dos personas que no tienen a nadie más.
Excelente voz narrativa en una primera persona que relata la historia en forma de monólogo, de confesión a alguien cercano, sin que el texto aclare si se trata de una pareja o una simple amistad. Se trata de un registro muy cercano, casi oral, que con un chorreo discursivo que enlaza sin pausa anécdotas, pensamientos y situaciones de una manera siempre sugerente, reproduce el mejor estilo de Celso Castro: tierno, sincero y con un punto naïf que engancha al lector. La apuesta estilística es muy buena, como acostumbra el autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *