Entregarse

FCO. JAVIER CLAVERO CHAMPSAUR.

“La conciencia no tiene frontera, es una entrega de todo tu ser, sin exclusión”, El Tao del Jet Kune Do. Bruce Lee.

Nos han contado y además parece ser verdad que el que da recibe. Y cuanto más das más recibes. Al igual que para cosechar hay que haber sembrado previamente. Estos son axiomas, paradigmas fuera de toda discusión. Lo que si es cierto es que en ocasiones damos y sembramos en una dirección y no es de ella  por donde arriban las recompensas, esto puede desquiciar a algunas personas que entienden que a quien das es de quien tienes que recibir. Y no siempre tiene porque ser así, de hecho no lo es.

En el plano y espacio en el que se mueven “estas cosas” —que por otro lado no tengo ni la más remota idea de cuál es— puedes dar por un lado y recibir por otro. Ya lo decía R. W. Emerson en su ensayo sobre La Compensación, toda acción lleva aparejada una reacción a veces es la esperada y otras no, así de simple y sencillo…

En cuanto a las relaciones, esto ocurre muy a menudo: Haces algo por alguien y ese alguien ni te lo agradece, ni lo valora, sin embargo cuando más lo necesitas, aparece un desconocido —o no— y te salva el trasero. Así es la vida. Así trabaja el universo y el destino.

Pero vayamos con el título de la presente reflexión “Entregarse”. No vendría a significar lo mismo, y en esencia, dar que entregar. Por qué entonces en muchas ocasiones pensamos que estamos dando y sin embargo hay poca entrega por nuestra parte. Déjame que comparta contigo mi punto de vista sobre la entrega, que tiene connotaciones de cierta grandeza…

Entrega es dedicación, dedicarse sin reservas a eso que tienes por delante, quieres o deseas. Entrega es esfuerzo, es poner todo tu empeño y fuerzas en tus propósitos sin peros sin es que, sin rendirte. Entrega es sacrificio, sacrificarse es una palabra muy bella, que te ofrece la posibilidad de ser libre. Verás… Cuando te sacrificas estás eligiendo una opción sobre otra tal vez más atractiva a corto plazo por una mejor pero menos atractiva en el medio o largo plazo. Nota: El que las opciones u oportunidades que tenemos por delante no sean las que nos gustarían no es un problema de nadie, más que nuestro. Por eso siempre hemos de ostentar la libertad de elegir. Así que toca buscar, crear o inventar distintas oportunidades para que podamos elegir, pues con eso mismo, con libertad.

Y sí, insisto, la recompensa puede venir del lado que menos esperas, tal vez lo estás recibiendo y ni siquiera te das cuenta… Te pongo un ejemplo: Imagina que tienes una total y verdadera entrega a tu vida profesional —quiero decir compromiso no que trabajes dieciocho horas sin descanso— y sin embargo tu premio sea una perfecta vida personal y familiar. O viceversa. Quién lo sabe.

Cuando te Entregas a un Propósito en cuerpo, mente y alma, tarde o temprano tendrás tu recompensa, sea la que fuere y en cualquiera de los casos en el camino te haces más fuerte día a día, aprendes a superar las adversidades. Ah y para quitarle hierro y trascendencia al asunto: Si no te da tiempo a recoger tu premio en esta vida, lo harás en la siguiente, o alguien lo hará por ti en esta vida —caso de que no creas en que tenemos muchas vidas hasta poder descansar en el infinito. Pero este es otro tema, verdad—. Así que te animo, te Entregues a tus Propósitos de vida con todas tus fuerzas. No dejes de Dar y sembrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *