‘Ciudadana’, de Claudia Rankine

Ciudadana

Claudia Rankine

Traducción de Raquel Vicedo

Pepitas

Logroño, 2020

171 páginas

 

Por Ricardo Martínez Llorca / @rimllorca

“¿Ganaste?, me pregunta él.

“No era un partido, era una clase.”

 

El espíritu pedagógico impera en estas páginas que parecen regirse por la batalla, o, para ser exactos, por una representación de la batalla. En este caso con el lenguaje por activo principal, como sucede con las reglas del juego en las simulaciones de lucha que son los partidos de deportes. El motivo para entrar en liza es el racismo, una expresión discriminatoria que se sigue viviendo con distinta intensidad, a veces hasta con olvido o con un respeto incoherente. Así lo expone Claudia Rankine (Jamaica, 1963) en diversos capítulos, en unos fragmentos a los que no se les escapa el lirismo. Ni tampoco la solvencia de lo postmoderno, de unas vanguardias propias de décadas anteriores, pero todavía solventes, siempre y cuando sus recursos estén en función de algo. En este caso, de una educación, la misma a la que nos debemos los demás: la que se empeña en guardar las rutas igualitarias, pese a quien le pese, sobre todo a un sistema que sigue hundiendo las raíces y el malestar en la lucha de clases.

El libro es más un documento que unas memorias, pero trabaja con la memoria. Y trabaja con una visión del destino que es necesario derribar: el hecho de que los atributos de cuna condicionarán nuestra vida. ¿Existe un destino previo? En la visión poética de Rankine se intuye que sí, como se intuye que no es inamovible. Al fin y al cabo, si algo nos rescatará de lo pernicioso, será la poesía. Escribir, escribir poesía, será, de nuevo, una respuesta a un trauma, un intento de catarsis condenado al fracaso, dado que el trauma es de largo aliento colectivo, y de carácter hereditario individual. No se trata de un golpe helado, sino del agotamiento que supone la constante alerta contra los actos de discriminación, no siempre voluntarios, pero siempre afectando a los mismos individuos. De alguna manera, el texto versa sobre la destrucción, porque nos habla de los momentos en que nos arrebatamos la propia humanidad. Y estos son demasiado frecuentes: las frases hechas, el acerbo popular, las malas intenciones, los entendidos comunes, el odio, las proyecciones del malestar, el fracaso del humor falsificado y hasta la autocompasión, la del ser y la de raza.

La intención es quedarse en la ciudadanía americana. Pero todos sabemos que Estados Unidos es algo más que el espejo del mundo: es la expresión de lo que nos espera, el humus de aquello en lo que nos hemos convertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *