Tres actrices y un pianista recuerdan el talento y el coraje de Alfonsina Storni

Por Horacio Otheguy Riveira

Van pasando mujeres es el título del espectáculo, título también de un poema de la Storni, la mujer bajita que enseñaba en escuelas y fuera de ellas, que nació en un cantón italiano de Suiza y se radicó en Argentina, donde fue capaz de enfrentarse al patriarcado social y literario desde páginas de periódicos, desde el alféizar de sus poemas y a viva voz en debates y conferencias.

En años especialmente terribles para las luchas sociales con represiones en las calles, Alfonsina marcó huella, alternó en las tertulias de los caballeros cultos, hizo amistad con Horacio Quiroga, sin duda el más valioso escritor de relatos, y con otros grandes como Leopoldo Lugones y Oliverio Girondo. A algunos les dedicó poemas, a otros se los llevó consigo allá donde fuera, en su singular soledad sin lamento, dejando que los afines al vulgar cotilleo entretejieran leyendas.

Madre soltera, no tuvo empacho en festejar a su hijo como una de las joyas más preciadas de la naturaleza, y a la bravía naturaleza se rindió tras cumplir 46 años cuando reconoció que no podía luchar contra el cáncer que la iría devorando. Y se sumergió en el mar con la misma sobriedad y elegancia con que vivió y supo señalar indignada el abuso de poder de las clases dirigentes.

No se marchó con el empalago con que Ariel Ramírez compuso su popular Alfonsina y el mar, sino con una dignidad más distante, con un luto fantástico para el que no caben llantos aunque ella aprendió pronto “la ciencia de llorar”, pero el suyo era un llanto profundo que no buscaba compasión ni necesitaba el grito para expandir su incesante lucha por la justicia y el hermanamiento entre mujeres que han de bregar por hacerse ver, oír, leer.

La muerte es un personaje más en la vida larga de la escritora, la vida que a medida que se sumergía en el mar desafiando los límites de la existencia, la sobreviviría hasta hoy, cuando se cumplen 83 años de su fuga y reinicio. Este concepto de eternidad tras la muerte es el que mágicamente se desprende de la puesta en escena de Van pasando mujeres en la Sala Mirador, donde el piano-pianissimo de Alejandro Pelayo acompaña delicadamente, como una sonatina de leve oleaje, a tres actrices unidas a su vez por lazos familiares: tres estilos en traje negro y rosa roja, luto lleno de tierna vitalidad, de severo juicio a los estragos de la sociedad de los años 20 que fustigaba Alfonsina y que aún perduran en gran medida; dulce enlace de compromiso con la voz profunda de la escritora entre fotos de sus diversas épocas, y juego de luces que ceden el paso a emociones expresadas con la levedad de un susurro, o la medida teatralidad del gesto y la mirada.

Cristina Rota, María Botto, Nur Levi y brevemente la voz del hermano Juan Diego Botto que abre la sesión en off, evocando a Alejandro Storni en el recuerdo de su madre.

Sus voces se adhieren al suave sonido del piano como al ambiente festivo en que se festeja el presente como si no hubiera habido luctuoso pasado. Interpretaciones de poemas y biografía sucinta en actrices que conmueven con solo sentarse y mirarnos, respirar al son de versos que parecen escritos para que ellas los digan. Así, como ahora mismo, en una noche tibia en que Alfonsina nos espera a la salida con una de sus muchas sonrisas.

Una familia de teatro y una mujer de letras cuya muerte sigue entregándonos peldaños para que la cuesta sea más ligera, más fácil de sobrellevar, pero no menos firme.

Huye hacia los bosques,
vete a la montaña;
límpiate la boca;
vive en las cabañas;
toca con las manos
la tierra mojada;
alimenta el cuerpo
con raíz amarga;
bebe de las rocas;
duerme sobre escarcha;
renueva tejidos
con salitre y agua:

Habla con los pájaros
y lévate al alba.
Y cuando las carnes
te sean tornadas,
y cuando hayas puesto
en ellas el alma
que por las alcobas
se quedó enredada,
entonces, buen hombre,
preténdeme blanca,
preténdeme nívea,
preténdeme casta.

 

 

Dirección Cristina Rota

Dramaturgia Alfonsina Storni

Compositor e intérprete musical Alejandro Pelayo

Producciones Cristina Rota

 

SALA MIRADOR. DEL 21 AL 30 DE MAYO 2021

También en CULTURAMAS

Poemas de Alfonsina Storni en la Sala Mirador

2 thoughts on “Tres actrices y un pianista recuerdan el talento y el coraje de Alfonsina Storni

  • el 19 mayo, 2021 a las 10:28 am
    Permalink

    Enhorabuena por la iniciativa; aún sin ver la obra, me parece un homenaje precioso y merecido hacia una mujer tan valiente y admirable.
    Habrá un coral en el mar que lucirá de color intenso en cada actuación.
    Mucha suerte con el proyecto a todo el equipo.

    Respuesta
    • el 19 mayo, 2021 a las 11:03 am
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario y buen deseo. Alfonsina siempre viva.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *